Efecto Invernadero

compromiso ambiental

Cambio Climático

El progresivo calentamiento de la superficie terrestre provocará impactos en la disponibilidad del agua, en los ecosistemas, en los alimentos, en las costas y en la salud.

¿En qué consiste el efecto invernadero?

Se denomina efecto invernadero al fenómeno por el cual determinados gases, que son componentes de la atmósfera planetaria, retienen parte de la energía que el suelo emite tras haber sido calentado por la radiación solar. Estos gases reciben el nombre de Gases Efecto Invernadero, GEI.

Existen muchos tipos de GEI además del CO2, como por ejemplo el metano (CH4), el gas de la risa (N2O), los gases industriales sintéticos fluorados (CFC, HFC, PFC, SF6…) y el propio ozono (O3). A pesar de que muchos de estos gases tienen mucha más capacidad que el CO2 para absorber la radiación térmica, el dióxido de carbono es el máximo responsable del calentamiento del planeta ya que es el que se presenta en mayor abundancia.

Los Gases de Efecto Invernadero son necesarios para mantener una temperatura adecuada en la tierra (sin ellos, la atmósfera del planeta sería unos 33º más fría…), pero una concentración excesiva de los mismos produce un aumento de temperatura media del planeta que puede llegar a dificultar la vida tal y como la conocemos.

La actividad humana emite más de 26.000 millones de toneladas anuales de CO2, el gas de efecto invernadero (GEI) más importante. Este gas permanece en la atmósfera alrededor de un siglo antes de ser absorbido por los océanos y por los ecosistemas terrestres. Dada la larga vida atmosférica de este gas y el aumento de las emisiones de CO2 derivadas de la actividad humana, se ha producido un incremento gradual de su concentración en los dos últimos siglos, provocando un progresivo calentamiento de la superficie terrestre: es el cambio climático.

Infografía

Cambio climático

polar bear

Histórias relacionadas