SMOG

compromiso ambiental

Emisiones atmosféricas

La contaminación atmosférica es la presencia en la atmósfera de materias o sustancias que impliquen una molestia grave, un riesgo o un daño para la seguridad o la salud de las personas, o el medio ambiente.

El smog fotoquímico (smoke + fog: humo + niebla) es una niebla oscura de color pardorojiza producida por la contaminación ambiental y favorecida por la inversión térmica. En épocas de altas presiones, las capas bajas de la atmósfera se enfrían mucho más que las de arriba, y en ausencia de aire que favorezca la mezcla, la capa inferior se ve atrapada manteniendo la contaminación del aire estancada. Los NOx y COV, principalmente originados por el tráfico y procesos industriales que queman combustibles fósiles, en presencia de la luz solar forman ozono troposférico y partículas secundarias que dan lugar a este fenómeno.

El smog es dañino para la salud ya que irrita los ojos y el aparato respiratorio (nariz, garganta), y agrava las alergias. Además, el smog provoca cambios en el clima ya que con smog no hay lluvia y sin lluvia (o viento) la naturaleza no puede combatir el smog.

SMOG

 

La formación de ozono troposférico, perjudicial para la salud, no debe confundirse con la formación de ozono estratosférico que es el que favorece la capa de ozono, esencial para la vida. Mientras que la reducción del ozono troposférico es algo positivo, la falta de ozono estratosférico implicaría una mayor radicación solar (UV-B principalmente) y por tanto, un calentamiento de la Tierra, aumentando además el riesgo de padecer cáncer de piel, cataratas o envejecimiento prematuro de la piel, y afectando al crecimiento de las plantas y al ecosistema acuático. La prohibición de Sustancias que Agotan la capa de Ozono (SAO) consiguió reducir su destrucción.

SMOG