sostenibilidad
Compromiso Económico

EDP España es un grupo empresarial que tiene como actividad principal la producción y transporte de energía eléctrica, y la distribución y comercialización de electricidad y gas.

EDP España contribuye así al crecimiento económico de las diferentes regiones donde se sitúa a través de su actividad directa y de las actividades auxiliares que precisa para su funcionamiento, generando flujos que producen en la economía un efecto multiplicador, induciendo efectos económicos en muchos otros sectores.

Generación de riqueza en las zonas de incumbencia

La mayor parte de los activos de EDP España se localizan en Asturias, Cantabria y País Vasco. Esta presencia favorece un modelo de desarrollo social basado en un crecimiento sostenible, generando un efecto dinamizador de las economías.

El impacto socioeconómico de EDP España sobre Asturias, Cantabria y País Vasco, se puede cuantificar estimando el empleo directo, indirecto e inducido vinculado a la actividad de la compañía en los distintos sectores, así como la creación de riqueza, medida a través de la aportación al PIB autonómico.

Para cuantificarlo se ha considerado el gasto de EDP España en proveedores de bienes y servicios en cada comunidad, el gasto realizado por los empleados a partir de sus salarios y los impuestos que recibe cada comunidad por la actividad de EDP España.

 

Distribución del PIB generado por EDP España en Asturias, País Vasco y Cantabria

El gasto total en proveedores en las tres comunidades suma más de 548 millones de euros, que se distribuyen tanto en sectores relacionados con la actividad de la compañía (sector de generación de electricidad, gas, vapor y aire acondicionado), como en otros sectores de la economía local ( servicios de arquitectura e ingeniería, almacenamiento, material eléctrico, etc.)

El gasto realizado por los empleados a partir de sus salarios asciende a 60 Millones de euros y los impuestos suponen 351 millones de euros. La contribución total de la actividad desarrollada por EDP España al PIB de Asturias, Cantabria y País Vasco en el año 2015 se estima en 1.351 millones de euros, lo que supone el 1,4% del PIB asturiano, cántabro y vasco en su conjunto.

Asturias

La aportación al PIB de EDP España en Asturias en 2015 asciende a 812 millones de euros, lo que equivale al 3,8% del PIB asturiano.

Dicha aportación está diversificada en múltiples sectores de la economía local, el 41% corresponde al sector de la energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado, seguido por el sector de la extracción de antracita, hulla y lignito con un 11,31%.

 

Cantabria

La aportación al PIB de EDP España en Cantabria asciende a 24 millones de euros, aproximadamente el gasto realizado por el gobierno de Cantabria para el programa de protección del medio natural y aprovechamientos forestales.

Igual que en el caso de Asturias, la aportación se encuentra repartida entre distintos sectores de actividad, destaca la Administración pública con cerca del 30%, seguido por el sector de servicios técnicos con cerca de 15%.

 

País Vasco

La aportación al PIB de EDP España en el País Vasco asciende a 515 millones de euros, lo que equivale al 1% del PIB vasco o lo que es lo mismo, suficiente para cubrir la inversión pública en I+D+i de dicha comunidad.

A nivel de distribución, destaca la Administración pública, sector donde recae más del 57% de la aportación al PIB, seguido del sector gas, vapor y aire acondicionado con un 5%.

 

 

Generación de empleo en las zonas de incumbencia

El gasto que realiza EDP España en compras a proveedores, en pagos efectuados a la Administración pública a través de impuestos directos e indirectos y el gasto que realizan sus empleados a partir de los salarios percibidos de la compañía, favorecen la creación de empleo indirecto e inducido en distintos sectores de actividad.

 

Asturias

Las actividades llevadas a cabo en los centros de trabajo de Asturias proporcionan empleo directo a 1.023 personas. Además, por cada empleo directo se crean más de 4 puestos de trabajo de forma indirecta e inducida. La contribución total a la creación de empleo en Asturias se estima en 5.391 personas

Cantabria

En Cantabria el empleo propio es únicamente de 41 personas; sin embargo, por cada empleo directo se generan más de 5 puestos de trabajo de forma indirecta e inducida. La contribución total a la creación de empleo en Cantabria se estima en 275 personas.

País Vasco

En 2015, en las instalaciones de EDP España situadas en el País Vasco trabajaban 286 personas. La actividad de la compañía dinamiza la economía regional del País Vasco generando 4.789 empleos directos, indirectos e inducidos en distintos sectores de actividad. Por lo tanto, se generan 16 empleos indirectos e inducidos por cada empleo directo. En el País Vasco, la actividad de la compañía genera en total más de 4.500 empleos, lo que equivale al 20% de los empleos generados por el sector industria en la comunidad.

 

 
Asturias
Catanbria
Pais Vasco
Empleo Propio
1023
41
286
Empleo indirecto primario
Asturias2093
Catanbria155
Pais Vasco3395
Empleo indirecto secundario
Asturias935
Catanbria50
Pais Vasco816
Empleo inducido
Asturias1340
Catanbria29
Pais Vasco292
Empleo total
Asturias5391
Catanbria275
Pais Vasco4789
Asturias
Catanbria
Pais Vasco

Sustainable Development Indexes

La responsabilidad social corporativa de las empresas va más allá de sus obligaciones legales con la sociedad y con el medio ambiente. Por esta razón, el Grupo EDP está presente en múltiples índices de sostenibilidad.

Se trata de un reconocimiento de los derechos humanos, de las cuestiones éticas, sociales, ambientales y de los clientes en su estrategia de negocio.

De este modo, se consigue rentabilidad para el accionista al mismo tiempo que para otras partes interesadas y la sociedad en general.

Los índices de sostenibilidad son una herramienta importante para el grupo EDP porque permiten cuantificar el desempeño en sostenibilidad de la empresa y contribuyen a la mejora continua de las operaciones, concretamente, mediante su adecuación a las tendencias de mercado.

Índices Sostenibilidad

Estamos centrados en el éxito

Monitorizado en las diversas áreas de actividad, nuestra actuación ha sido ampliamente reconocida dentro de los índices de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa en los que EDP está presente.

En septiembre de 2015, representantes de 193 países adoptaron un compromiso histórico al aprobar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que, a diferencia de sus predecesores, fueron consensuados después de más de 3 años de negociaciones y con la participación de todos los países miembros de la ONU, ONG y otros agentes.

En líneas generales, los ODS pretenden acabar con la pobreza, combatir la desigualdad y luchar contra el cambio climático para los próximos 15 años, desde 2016 hasta 2030, con el fin de lograr una vida digna para todos sin que nadie se quede atrás.

Previamente, en el año 2000 se habían adoptado los Objetivos de Desarrollo del Milenio, cuyo plazo vencía en el año 2015. Eran la promesa para defender los principios de dignidad humana, igualdad y equidad, y de liberar al mundo de la pobreza extrema. Así, con un total de ocho objetivos y una serie de metas mensurables y con plazos definidos, establecían las bases para resolver los más grandes desafíos del desarrollo de nuestro tiempo. El año 2015 era la fecha fijada para su cumplimiento, sin embargo no se lograron todas las metas establecidas

Ahora, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son el nuevo reto de la ONU para completar el trabajo pendiente. Los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible son los siguientes:

Objetivo 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo. Actualmente, 836 millones de personas aún viven en la pobreza extrema. Se espera reducir a la mitad la proporción de personas que viven en la pobreza y garantizar que todos los habitantes del planeta tengan los mismos derechos.

Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. La nutrición deficiente provoca el 45% de las muertes de menores de 5. Se trabajará para asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas que aumenten la productividad, y contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas.

Objetivo 3. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Más de 6 millones de niños siguen muriendo antes de cumplir los 5 años cada año. Una de las principales metas es reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100.000 nacidos vivos.

Objetivo 4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. 58 millones de niños en el mundo siguen sin escolarizar. Se velará por que todos los niños tengan una enseñanza primaria y secundaria completa, gratuita, equitativa y de calidad.

Objetivo 5. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas; eliminando todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual.

Objetivo 6. Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. 884 millones de personas en todo el mundo todavía no tienen acceso a agua potable y es necesario lograr el acceso equitativo a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos.

Objetivo 7. Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. Una de cada cinco personas todavía no tiene acceso a la electricidad moderna y para 2030, se espera garantizar el acceso universal a servicios de energía asequibles, confiables y modernos.

Objetivo 8. Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. 1 de cada 3 trabajadores vive por debajo del umbral de pobreza. El fin es un crecimiento del producto interno bruto de al menos el 7% anual en los países menos adelantados.

Objetivo 9. Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación para apoyar el desarrollo económico y el bienestar humano, con especial hincapié en el acceso equitativo y asequible para todos.

Objetivo 10. Reducir la desigualdad en y entre los países; logrando progresivamente y mantener el crecimiento de los ingresos del 40% más pobre de la población a una tasa superior a la media nacional.

Objetivo 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Objetivo 12. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles para reducir a la mitad el desperdicio mundial de alimentos per cápita en el año 2030.

Objetivo 13. Adoptar medidas urgentes contra el cambio climático mediante la educación y sensibilización de las personas y la negociación de acuerdos y medidas nacionales e internacionales para actuar todos juntos contra el cambio climático; minimizando su impacto en la vida de las personas.

Objetivo 14. Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos y mares. Desde hace 150 años, la acidificación de los océanos ha aumentado un 30%, afectando a la vida marina. Por este motivo, para 2020 se espera al menos conservar por lo menos el 10% de las zonas costeras y marinas.

Objetivo 15. Proteger los bosques y luchar contra la desertificación, creando leyes para preservar los ecosistemas a nivel mundial, reduciendo la degradación ambiental y conservando la diversidad biológica.

Objetivo 16. Promover sociedades pacíficas y mejor acceso a la justicia. 51 millones de personas viven desplazadas lejos de sus hogares como consecuencia de la guerra y la violencia. Es necesario poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia, reduciendo las tasas de mortalidad conexas en todo el mundo.

Objetivo 17. Fortalecer y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Solo Dinamarca, Luxemburgo, Noruega y Suecia y Reino Unido cumplen el compromiso de destinar un 0,7% de su ingreso nacional bruto a la ayuda oficial al desarrollo.

EDP y Objetivos de Desarrollo Sostenible

La adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) supone una transición hacia un nuevo paradigma. Además de implicaciones en el campo de la política y de las instituciones internacionales, la responsabilidad de su cumplimiento no sólo se restringe a los países, sino también a las empresas y el sector privado, así como a la sociedad en general. Sólo con el esfuerzo de todas las partes y su participación activa se puede abordar la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desde hace una década, el desarrollo de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) se ha ido extendiendo rápidamente, introduciéndose en las Políticas y Principios de las empresas, y abordándose desde el punto de vista de la gestión de los riesgos que asume la empresa cuando no tiene en cuenta sus impactos sociales y ambientales. Con este enfoque, las prácticas de sostenibilidad de las empresas han tenido escasa repercusión a la hora de reducir los problemas sociales causados por el desempleo, la disminución de los ingresos familiares o los desahucios forzados, por ejemplo.

Con el compromiso adquirido a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las organizaciones deben revisar su estrategia en materia de RSE para que, sin renunciar a la prevención de las conductas irresponsables de la empresa, se involucren en la creación de valor para las comunidades y la sociedad, así como para la propia organización.

Infografia

Objetivos de Desarrollo Sostenible

En este sentido, EDP ha definido 5 compromisos para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

Compromiso de EDP España con los ODS

Más de 2.600 empresas españolas están ya directamente implicadas en la implantación y desarrollo de los ODS (tanto empresas del IBEX, como pymes y otras organizaciones y entidades). EDP no es una excepción. El presidente, Antonio Mexia, presentó en septiembre de 2015 ante Naciones Unidas los compromisos individuales de la organización para combatir las alteraciones climáticas, compromisos adscritos directamente a los ODS 7, de "Energía asequible y no contaminante", y ODS 13, de "Lucha contra el cambio climático".

Pero la contribución del Grupo EDP a los ODS no se limita a estos dos objetivos. EDP se identifica enteramente con la Agenda 2030 de la ONU y sus 17 ODS. No obstante, para un mejor reporte y comunicación, tanto interno como externo, y teniendo en cuenta todo el Plan Estratégico del Grupo, el Plan Orgánico de Sostenibilidad (POSA-Objetivos 2020) y la Política de Inversión Social, se han seleccionado una serie de ODS prioritarios:

Mostrar Todas Cierra Todo
Erradicación de la pobreza

Proyecto EDP solidaria, que apoya el desarrollo de proyectos sostenibles dirigidos a los colectivos más desfavorecidos.


Buena Salud

EDP saludable proyecto basado en tres pilares: nutrición, deporte y salud.


Educación de Calidad

Plan de Becas 2015-2016, proyecto Startinnova, Plano de apoyos a doctorado y University Challengue, han supuesto el reconocimiento de EDP España como “Entidad responsable con el empleo joven".

Innovación e Infraestructuras

Pola de Siero ha sido la primera inovcity puesta en marcha en España por EDP.


Flora y Fauna acuáticas y terrestres

En 2015, EDP España destinó mas de 56M€ a gastos e inversiones relacionados con la mejora y protección del medio ambiente, incrementándose esta cifra a mas de 79M€ en 2016..