edp news
bayu

EDP concluye la rehabilitación de El Bayu

Viernes 14, Agosto 2020

Ha invertido 80.000 euros en los trabajos de recuperación de la chimenea y el acondicionamiento de la zona

Los trabajos de recuperación de la chimenea de El Bayu han finalizado. EDP, propietaria de la antigua instalación industrial, ha invertido 80.000 euros en su rehabilitación, así como en el acondicionamiento y mejora del entorno donde se encuentra, una superficie de 144 metros cuadrados situada en las inmediaciones de la senda del Nora, a las afueras de Pola de Siero.


Para recuperar la chimenea, de 26 metros de altura, han sido necesarios 4.500 ladrillos cerámicos macizos. Para favorecer su conservación y evitar la aparición de vegetación, la compañía ha aplicado materiales consolidantes e hidrofugantes en toda su superficie. Además, ha realizado un drenaje para proteger la cimentación.


Para la realización de los trabajos, EDP ha contado con una empresa local, Construcciones JCN, que ha realizado las principales tareas de rehabilitación, así como la retirada de los restos del edificio aledaño. De este edificio es visible actualmente su perímetro, que ofrece una vista de su planta.
Sobre el terreno, la compañía ha instalado un panel informativo, que relata la historia de esta antigua ‘fábrica de luz’, como era denominada esta central térmica de El Boladro.


La sociedad ELSINOSA (Electricista de Siero y Noreña) fue la promotora de esta instalación, que se construyó entre 1900 y 1901. De esta instalación salieron, probablemente, los primeros kilovatios hora que alumbraron Pola de Siero, cuando comenzó el suministro eléctrico en 1901.
En 1947, la central es adquirida por Hidroeléctrica del Cantábrico (hoy EDP) y se mantiene en funcionamiento hasta los años 50. Desde ese momento y hasta 1993, la instalación estuvo destinada a la distribución de energía eléctrica en la zona de Siero, como Valdesoto, Venta la Salve, San Miguel o El Berrón.

Con esta obra de recuperación, EDP refuerza su compromiso con el concejo de Siero, donde además de conservar este elemento singular, realiza las actividades de distribución y comercialización de energía y servicio a hogares y empresas. Fue, además, el concejo elegido por la compañía para desarrollar el proyecto InovCity, que convirtió a Pola de Siero en una de las primeras localidades asturianas en disponer de distintos desarrollos tecnológicos, como los nuevos contadores telegestionados o puntos de recarga para vehículos eléctricos.