Residuos y subproductos

compromiso ambiental

Residuos

En nuestro día a día, producimos materiales de los cuales tenemos que desprendernos porque han perdido su valor o utilidad.

Cuando alguno de estos residuos presenta ciertas características peligrosas, es necesario someterlo a un control adicional que evite cualquier daño a la salud y al medio ambiente durante su producción o gestión. Los productores de residuos peligrosos están obligados a mantenerlos almacenados bajo las condiciones adecuadas de higiene y seguridad durante un máximo de seis meses desde que se inicia su depósito.

Además, está prohibido mezclar o diluir los residuos peligros con otros materiales, sustancias o residuos que tengan las mismas características.

En cuanto al envasado de los mismos, deberá realizarse de forma que se evite cualquier pérdida de contenido y el contenedor debe estar construido con materiales que se mantengan intactos al contacto y resistentes para evitar cualquier escape durante su manipulación. Los envases que contengan residuos tóxicos deberán etiquetarse de forma clara, legible e indeleble al menos en un idioma oficial del Estado.

Jerarquía en la gestión de residuos

En un contexto europeo en el que la producción de residuos se encuentra en continuo aumento y en el que la actividad económica vinculada a los residuos alcanza cada vez mayor importancia, la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos establece el marco jurídico de la Unión Europea para la gestión de los residuos, proporcionando los instrumentos que permiten disociar la relación existente entre crecimiento económico y producción de residuos, y haciendo especial hincapié en la prevención, entendida como el conjunto de medidas adoptadas antes de que un producto se convierta en residuo, para reducir tanto la cantidad y contenido en sustancias peligrosas como los impactos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente.

La transposición de esta Directiva en nuestro ordenamiento jurídico interno se lleva a cabo a través de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, que incorpora el principio de jerarquía en la producción y gestión de residuos, estableciendo el orden de prioridad en las actuaciones en la política de residuos:

  1. Prevención
  2. Preparación para la reutilización
  3. Reciclado
  4. Otro tipo de valorización, incluida la valorización energética
  5. Eliminación

Para garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en la Ley 22/2011, la Administración ha incluido en las Autorizaciones Ambientales Integradas de las Centrales Térmcias de EDP España la obligación de “tomar las medidas adecuadas para fomentar la prevención en la generación de residuos o, en su caso, para que la gestión de los residuos generados por la instalación se lleve a cabo respetando el siguiente orden de prioridad: prevención, preparación para la reutilización, reciclado y otros tipos de valorización, incluida la valorización energética, y como última posibilidad, en caso de que las anteriores no fueran factibles por razones técnicas o económicas, se procederá a la eliminación de los residuos de forma que se evite o se reduzca al máximo su repercusión en el medio ambiente”.

Subproductos

De acuerdo con la legislación, se considera como subproducto aquella sustancia u objeto resultante de un proceso de producción, cuya finalidad primaria no sea la producción de esa sustancia u objeto, pudiendo ser considerada como subproducto  y no como residuo únicamente si se cumplen las siguientes condiciones:

a) es seguro que la sustancia u objeto va a ser utilizado ulteriormente

b) la sustancia u objeto puede utilizarse directamente sin tener que someterse a una transformación ulterior distinta de la práctica industrial normal;

c) la sustancia u objeto se produce como parte integrante de un proceso de producción; 

d) el uso ulterior es legal, es decir la sustancia u objeto cumple todos los requisitos pertinentes para la aplicación específica relativos a los productos y a la protección del medio ambiente y de la salud, y no producirá impactos generales adversos para el medio ambiente o la salud humana

Histórias relacionadas